Diferencias entre tarjetas de crédito y débito

Actualmente casi todos nosotros somos usuarios de algún tipo de tarjeta bancaria, pero aún así hay un cierto desconocimiento sobre los distintos tipos de tarjetas que nos pueden ofrecer las entidades financieras.

Utilizando la clasificación más habitual y generalizada podemos encontrar dos tipos de tarjetas: Las de crédito y las de débito.

A continuación vamos a destacar algunas características de cada una para poder distinguirlas.

Características de las tarjetas de crédito:

Las tarjetas de crédito son aquellas en que las entidades asignan un límite, en función del análisis del departamento de riesgos de las posiciones del titular.

El poseedor de la tarjeta puede realizar pagos en distintos establecimientos con dicha tarjeta hasta alcanzar el límite concedido de crédito. Del mismo modo pueden obtener efectivo de los cajeros automáticos de la misma o distintas entidades a la que pertenece la tarjeta, pero con una comisión por esta disposición de efectivo.

Las tarjetas de crédito se caracterizan por que los pagos y disposiciones efectuadas durante el mes no se reflejan en la cuenta hasta el mes siguiente de la fecha en que se han realizado, de este modo el titular se beneficia de un pequeño período de carencia.

En la mayoría de ocasiones, el pago mediante tarjetas de crédito ofrece la posibilidad de aplazar dichos pagos en pequeñas cuotas fijas o un porcentaje del importe gastado. Ésta modalidad implica el pago de una comisión por los intereses generados por el aplazamiento de los pagos.  Por ese motivo también son conocidas como tarjetas de pago mensual o aplazado.

Las cuotas anuales de este tipo de tarjetas suele ser elevada ya que hay un cierto riesgo de impago y que tienen vinculados una serie de seguros para el titular y las compras que realiza.

Características de las tarjetas de débito:

Las tarjetas de débito son tarjetas que no disponen de ningún tipo de crédito. El límite total de la tarjeta es el saldo que haya en la cuenta a la que va vinculada en ese momento.

Su característica principal es que el cargo de los pagos y las extracciones en los cajeros son automáticamente apuntados en la cuenta vinculada.

La cuota anual suele ser muy inferior a la de las tarjetas de crédito, ya que se entiende que el riesgo de impago es mucho menor (si no hay dinero en la cuenta no se puede hacer la gestión) y por el mismo motivo las comisiones por obtención de efectivo en cajeros automáticos es de 0€ o muy bajas. Las tarjetas de débito suelen ser conocidas con el nombre de tarjetas de pago inmediato por su rapidez en el cargo de la cuenta.

Una vez analizadas los dos tipos de tarjetas podemos extraer que la principal diferencia es el momento de cargo de los pagos, si es al instante o si es al mes siguiente, o incluso en cuotas pactadas con la entidad.

Las noticias de Bankimia cada día en tu email

Esta entrada fue publicada en Artículos y guías, Tarjetas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Entradas relacionadas

Los comentarios están cerrados.

Bankimia.com no se responsabiliza de los comentarios que se publican.
No introduzcas datos personales o identificativos, tu comentario será público. Si cometes un error, o quieres un comentario envíanos un email a contacto@bankimia.com